Cinco hábitos para mejorar tu salud y tener éxito en el trabajo

Te damos 5 puntos que deberías trabajar si quieres mejorar tu salud y además, conseguir un mejor rendimiento en tu trabajo.

Si estás leyendo este artículo, seguro que quieres ascender. O encontrar un puesto mejor. Y, para ello, estás pensando en apuntarte a un máster o a clases de inglés. ¿Es ese el mejor camino para tener éxito laboral y lograr todas tus metas profesionales? “Según la consultora McKinsey, la razón número uno por la que no llegas a tu potencial no es por la falta de conocimiento, sino por motivos que tienen que ver con tu cuerpo”, asegura el director de Universitas Telefónica y CLO (Chief Learning Officer) del grupo Telefónica, Rory Simpson.

¿Significa esto que para triunfar tienes que convertirte en un atleta olímpico? “No se trata de ir todos los días dos horas al gimnasio o de correr maratones. Se trata más bien de introducir pequeños cambios en las cosas que hacemos”, aclara Simpson. Para explicar en qué consisten esas sutiles variaciones en el estilo de vida, el duatleta internacional y colaborador de Universitas, Steven P. MacGregor, ha diseñado el curso online gratuito ‘Triunfa con SEP (Desempeño Ejecutivo Sostenible): El modelo para mejorar la salud, los negocios y la vida’, al que puedes inscribirte hasta el 11 de julio. Un programa sencillo y muy práctico para mejorar tu bienestar, tu estado físico y mental y tu desempeño laboral. Otro aliciente más: Entre todos los registrados en este MOOC, se sorteará un iPad mini 2 de 16 GB. Si eres empleado de Telefónica, también podrás conseguir uno de los 100 ejemplares digitales del último libro de Steven MacGregor, ’Triunfa con SEP’.

Para abrir boca, te adelantamos algunos de los consejos y recomendaciones que da MacGregor a lo largo siete módulos del curso.

  • Muévete

¿Llegas a casa cansadísimo de trabajar y lo único que te apetece es tumbarte en el sofá? Error. Según MacGregor, una actividad física ligera –como dar un breve paseo- te puede ayudar más a recuperar las fuerzas que un par de horas de sillón-ball. “El movimiento y la actividad física no drenan tu energía, sino que la generan”, explica este atleta, que ha entrenado desde a ciclistas del Tour de Francia a campeones de Ironman.

Recuerda que, según un artículo de Harvard Business Review, estar sentado es el tabaco de nuestra generación. “Lo importante es buscar las oportunidades de movimiento dentro de un día normal, no es hacer una hora corriendo”, matiza MacGregor, refiriéndose a gestos tan cotidianos como subir las escaleras. Incorporar este tipo de actividad, que denomina ‘movimiento incidental’ y que no tiene nada que ver ni con el ejercicio ni con el entrenamiento dedicado, es una de las claves para mejorar tu salud y tu rendimiento profesional.

  • Recupérate

“Es mejor que vayas borracho al trabajo que con menos horas de sueño de las que necesitas,”, bromea MacGregor en el MOOC. Pero no se trata solo de dormir. Los seres humanos somos rítmicos y necesitamos tanto conocer nuestros biorritmos como alternar ciclos de trabajo y descanso para ser más productivos. Al contrario de lo que se suele creer en el mundo de los negocios, recuperación no significa menos rendimiento, sino que conduce a un desempeño mejor. Sencillas técnicas de respiración que puedes aprender durante el curso te permiten descansar y relajarte en pocos segundos.

  • No pierdas el foco

“La riqueza de información crea pobreza de atención”. Esta fase lapidaria de Herbert A. Simon, que suena tan actual, fue pronunciada en 1971. Conviene recordar que tener acceso a mucha información no equivale a verdadero conocimiento. “Según investigaciones, los smartphones son tan adictivos como el tabaco o el alcohol”, recuerda MacGregor, quien desmonta el mito de las personas multitarea. “Estamos perdiendo la profundidad y el rigor en nuestro trabajo porque no tenemos foco”, advierte este experto, para quien estar siempre muy ocupado no es algo positivo. Su recomendación: Planifica tus períodos de trabajo concentrado a lo largo del día, sin interferencias, distracciones o reuniones. Y aplícate en la desconexión: Lo mejor es acordar un protocolo para emergencias con los compañeros de trabajo y que nadie interrumpa por las noches, los fines de semana o en vacaciones con cuestiones que puedan esperar.

  • Aprende a repostar combustible

Cómo, cuándo y qué comemos no es algo que debamos dejar al azar, ya que los niveles de azúcar en sangre tienen un fuerte impacto en nuestra capacidad para tomar decisiones. Además de cuestiones tan importantes como beber agua a lo largo del día, MacGregor subraya que “el peligro hoy en día es el azúcar, y no la grasa”. Un desayuno poco cargado de este nutriente te ayuda a evitar picos de hambre durante el día. Otra buena práctica es dar un paseo hasta 40 minutos después de comer para triplicar la quema de calorías que se produce durante la digestión, un hábito que MacGregor describe con detalle en el curso y que denomina ‘el paseo chino’.

  • Entrena

¿Sabías que el ajedrecista Gary Kaspárov se dedicó a fortalecer sus abdominales como parte de su preparación para los míticos duelos sobre el tablero contra Anatoli Kárpov? “El talento no es la clave. La clave es la práctica deliberada”, explica MacGregor, quien recuerda que, en cualquier disciplina, son necesarias al menos 10.000 horas de dedicación para alcanzar el nivel de experto mundial. Como decía Aristóteles, “somos lo que hacemos repetidamente”. Lo mismo se aplica a la actividad física, al entrenamiento y al éxito laboral.