Da luz a tu maquillaje, el glitter ha llegado para quedarse

Detectamos la tendencia de maquillaje que está pasando inadvertida, pero está ganando cada vez más adeptos convirtiéndose en un triunfo en las pasarelas y en el street style.

Glitter
Glitter. Purpurina. Lentejuelas. Adornos. El llamativo ‘brillibrilli’ busca quedarse y parece que lo está consiguiendo. Hace bastantes temporadas que hemos visto como los accesorios y la purpurina se han ido instalando periódicamente en las tiendas textiles. ¿Lentejuelas para Navidad? Sí. ¿El delicado brillo del satén? También. No nos extraña, a fin de cuentas, son tres semanas donde nuestro vestuario (incluso nuestro maquillaje) se adapta como un camaleón a las luces navideñas.

¿Qué tiene de malo? Como si se tratará de una estrella fugaz, tan pronto viene como que, tan pronto, desaparece. No obstante, que pasaría si te dijéramos que, un año más, llega con fuerza, pero es reacio a irse. En efecto, el glitter, según hemos podido ver en pasarelas y en nuestro amado street style, busca convertirse en un básico en nuestro neceser de maquillaje. Busca asentarse entre la máscara de pestañas y ese potente labial de color rojo. Busca que recurras a su brillo, ya sea en formato de delineador, en sombras o en formato barra. Da igual. Porque, esta tendencia de maquillaje ha llegado a un nivel superior. 

 
 
Glitter

Lo anunciábamos en septiembre con el inicio de la temporada primavera/ verano 2020, lo observamos durante la Fashion Week y, ahora, vemos al glitter cobrar protagonismo en el día a día, en el street style. La brillantina ya no se conforma con la pasarela, busca más. Las influencias de series como Euphoria o de cantantes como Katy Perry o Rihanna, llegan a la vida cotidiana. Traspasan la pantalla y se convierte en tendencia.

Lejos de moderar el efecto visual que provoca, se busca la exageración. Que los puntos brillantes lo inunden todo. Una buena base de glitter dónde jamás pensamos verla. En las raíces del pelo. En los labios. En las cejas. En brazos y en piernas.  De manera descontrolada, la purpurina lo anega todo. ¿Sabéis que es lo mejor del glitter? Su infinito abanico de colores, combina absolutamente con todo. Se convierte, de esta manera, es un producto irresistible en nuestro maquillaje. Ya ocurrió la temporada anterior con los iluminadores, que todavía descansan en la cómoda o el armarito del baño. 

Adornos
 

Y justo, cuando pensábamos que no se podía extender más este fenómeno… llegan los adornos. Las lentejuelas ya no se limitan a los tejidos textiles, trepan hasta el rostro. Otorgándole luz, movimiento.  Como podemos ver en los camerinos de las pasarelas, donde la magia y el trazo de los pinceles lleva adherido.

Las pequeñas joyas y abalorios se suman al rostro. Eso sí, en esta ocasión, esta abundancia de abalorios tan sólo la veremos en la pasarela. Recordad: únicamente el glitter toma posesión y reina en el maquillaje Brillar con luz propia, pasará de ser un dicho a ser una realidad. ¿Sabéis que es lo mejor de esta tendencia? Que a pesar de lo vistoso o llamativo que puede resultar verlo o maquillarlo (por no hablar de lo costoso que debe resultar  desmaquillar y eliminar todo esa purpurina en la comodidad del hogar). Es una tendencia que raramente queda mal. Independientemente de la forma del rostro, del color de la tez, del pelo o de los ojos… es un triunfo asegurado. Dinos… ¿te vas a animar a lucir esta luminosa tendencia?