Tarta de queso fría con caramelo

Si es prácticamente imposible encontrar una tarta de queso que no esté deliciosa, esta receta que te proponemos hoy se convertirá pronto en una de tus favoritas. Las tartas de queso ocupan uno de los primeros lugares dentro de la repostería actual. El sabor generalmente fresco de este postre y la versatilidad de las distintas variedades de queso con las que se pueden preparar hacen de ellas un auténtico reclamo en cualquier cocina o pastelería que se precie. Esta tarta de queso fría con caramelo, como su nombre ya indica, se consume fría, por lo que es el dulce ideal cuando las temperaturas comienzan a apretar y tiene la ventaja de que podemos prepararla con bastante antelación y conservarla en la nevera.

INGREDIENTES

  • 500 ml de Nata para montar
  • 200 de Azúcar
  • 200 ml de Leche
  • 200 g de Queso de untar (Philadelphia)
  • de Cuajada (Royal)
  • Caramelo líquido para cubrir el molde
  • 10 ud de Galletas María

PREPARACIÓN

  1. 1.

    Para comenzar, pon en una olla el queso de untar, la leche, la nata, el azúcar y la cuajada y mézclalo todo con una batidora hasta que quede una masa homogénea y sin ningún grumo.

  2. 2.

    A continuación, enciende el fuego (medio) y déjalo así hasta que la mezcla hierva. Mientras tanto, es recomendable que no pares de remover. De esta manera, evitarás que la masa se pegue en el fondo de la olla.

  3. 3.

    En el momento en el que hierva, apaga el fuego y vierte el contenido de la cazuela en un molde. Antes de ello, habrás tenido que distribuir el caramelo líquido por todo el fondo.

  4. 4.

    Seguidamente, pon las galletas María por encima de la masa de queso. La principal función de estas galletas, además de proporcionar un delicioso contraste de sabor, es servir de base (así no resbalará por el plato) cuando des la vuelta a la tarta.

  5. 5.

    Cuando ya las tengas bien colocadas y fijas a la masa, espera 20 minutos. Transcurrido ese tiempo, introduce el molde en la nevera y déjala allí de 3 a 4 horas para que cuaje. Para que todo compacte mejor, te aconsejamos que cubras la tarta con papel de aluminio y que, aunque el tiempo que te hemos marcado son 3-4 horas, trates de dejar el molde dentro del frigorífico toda la noche.

  6. 6.

    Antes de sacarla a la mesa, tendrás que dar la vuelta a la tarta. Es importante realizar este paso con sumo cuidado para evitar que se desmorone.

  7. 7.

    Por último, llegado el momento de emplatar, te recomendamos que acompañes esta tarta de queso fría con helado, a poder ser de nata o vainilla, y unos pocos frutos rojos.